14 nov. 2001

El huerto

Vamos cariño, vamos para el huerto
que ahí tenemos calorcito y alimento.
Vamos cariño, vamos para el huerto
que ahí tenemos calorcito... calorcito y alimento.
No hablaremos de trabajo, de dinero ni parados,
ni de otros temas sobrevalroados.
Vamos cariño, vamos para el huerto
que ahí tenemos calorcito y alimento.

El otro día hablando con don Ramón
me contaba que su hijo tiene un puesto en el Japón.
El otro día hablando con doña Juana
me contaba que su hija está de jefa en la Alemania.
Yo en el huerto me fabrico una cabaña
y no pago nie el impuesto de circulación.
Vamos cariño, vamos para el huerto
que ahí tenemos calorcito y alimento.

Qué se yo cuál es la cuestión,
sobrevivir o ser feliz,
creer en el amor,
tener dinero o no... qué se yo.

La empresa del sobrino de don Vicente
tiene más de dos millones de clientes.
Y resulta que han ehcado al hijo de doña Pura
y está tan desesperado que se va a meter a cura.
Yo en el huerto no necesito factura
y ellos llevan ya diez meses que no meten en caliente.
Vamos cariño, vamos para el huerto
que ahí tenemos calorcito y alimento.

Con el vecino de arriba pasa una cosa,
y es que nada le preocupa, verdadero hijo de dios.
Resulta que hace ruido hasta las dos.
Pero creo que no es él, que es la puta de su esposa.
Yo en el huerto no necesito vecinos,
me conformo con matar en enero algún cochino.
Vamos cariño, vamos para el huerto
que ahí tenemos calorcito y alimento.

Qué se yo cuál es la cuestión,
sobrevivir o ser feliz,
creer en el amor,
tener dinero o no...
Qué se yo cuál es la cuestión,
sobrevivir o ser feliz,
creer en el amor,
tener dinero o no... qué se yo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario